Al menos 65 mujeres conforman la fuerza laboral de Techos de Esperanza en Panamá Norte

Construyendo su propio futuro


Con sus cascos puestos y sus botas de seguridad, necesarias para la labor de toda construcción, más de 65 mujeres en el sector de Tierra Prometida en Panamá Norte, avanzan con los trabajos de carpintería, albañilería, seguridad ocupacional, entre otras arduas actividades, en el proyecto Techos de Esperanza que se ejecuta en esta región del país, informó Luis Martínez, Director de este Programa, en el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot).
Martínez, destacó que “son pocos los frentes que cuentan con esta numerosa cantidad de féminas realizando estos tipos de trabajos, donde años atrás se se atribuían como labores propias del hombre, sin embargo, el esfuerzo de estas trabajadoras han demostrado que están preparadas para enfrentar cualquier reto”.
Tal es el caso de la señora Valeria Bustamante, quien que realiza diferentes funciones en este proyecto como ayudante general, específicamente haciendo mezclas,  ”retaqueando” y repellando, no solo en la vivienda con la cual será favorecida sino además, en la de sus vecinos.
Bustamante indicó que es la primera vez que una administración les brinda la oportunidad de salir adelante al conformar la mano de obra del proyecto, ayudándolas, con ello a llevar el sustento diario a sus hijos, que en su caso, son cuatro con los les hace frente a los gastos familiares.
Dalia Murillo, es otra de las funcionaria que labora en este frente de trabajo. Se desempeña como inspectora de salud y seguridad ocupacional, en su caso, manifiesta que su labor es la de brindar charlas sobre la importancia que tienen los obreros de utilizar los implementos de seguridad y las herramientas para prevenir accidentes, durante el periodo de construcción y a la vez supervisar que se cumplan con las normas, como el uso de los guantes, botas, lentes y cascos.
Con estas reparaciones y construcciones de viviendas, donde trabajan tanto hombres como mujeres, se busca beneficiar al menos unas 880 familias en esta región del país, las cuales anteriormente vivían en condiciones precarias y que con Techos de Esperanza tendrán no solo un empleo, sino una mejor calidad de vida.
Miércoles, 25 de marzo de 2015.

Entradas populares